Confianza, un elemento detonante en el nivel de compromiso de los seres humanos

Por: Lic. Guadalupe González Millán

La educación es uno de los mayores retos, ya que consiste en la “formación de personas”. El alcance de este punto es muy amplio ya que implica una integridad tal que permita desde diferentes ópticas hablar de un egresado que representa no solo conocimientos y habilidades, sino además el “correcto proceder” en actitudes y valores. Hablar de educación, es hablar de muchos supuestos, lo que “debe saber y lo que debe ser” un egresado. Uno de esos aspectos es el compromiso que como personas debemos desarrollar en nuestros alumnos, un compromiso con la sociedad, empezando claro está por aquellas personas que les rodean más cercanamente.

Robert David Putnam, sociólogo y politólogo estadounidense sostiene “que las asociaciones cívicas o de voluntariado constituyen espacios de interacción social en los que se facilita el aprendizaje de actitudes y conductas cooperadoras, incrementan la interacción cara a cara y crean condiciones para el desarrollo de la confianza, y que la confianza generada dentro de ellas, así como las experiencias de cooperación de sus miembros, tienden a generalizarse al conjunto de la sociedad”
Del pensamiento de Putnam, podemos extraer que uno de los elementos clave para intentar desarrollar o aumentar ese compromiso social es la confianza. Educar supone partir de la idea de que cada persona merece un voto de confianza, creer que cada persona es perfectible y que puede verse enriquecido en su actuar por conocimientos adquiridos y habilidades desarrolladas. Como responsables en la formación de personas tenemos el compromiso de partir de un supuesto positivo que detone en el alumno su interés por superarse.

Hace unos días un alumno, en el que confié para que participara en un concurso nacional de negocios, me decía: “Tengo que decirte que me siento un poquito nervioso ya que está reñida la competencia. Durante estas últimas semanas he cerrado la sesión quedando entre los primeros 3 lugares, espero que me siga yendo así, para poder quedarme con alguno de esos lugares. Créeme que este concurso me lo he tomado con toda la seriedad del mundo, le he puesto todo el empeño, todo el esfuerzo para compensar toda la confianza que depositaron en mí. Espero darles la satisfacción para retribuirles esta confianza”. Cuando este alumno me escribió esto pude reconocer el valor que da el confiar en alguien, y sobre todo el valor que ese alguien da al hecho de que le hayan confiado.

En psicología social se habla del efecto Pigmalión . Este efecto tiene su origen en el mito del rey griego Pigmalión que crea la escultura de una mujer tan hermosa que se enamora de ella. Hasta tal punto se enamora que la diosa Afrodita le concede su deseo y la mujer esculpida cobra vida. La aplicación que la psicología hace de este mito es en indicar la importancia de la imagen que tenemos de los otros, en este caso de los formadores respecto de los alumnos. Según confiemos en ellos, al igual que pasó con el alumno que invité al concurso, es más fácil que les ayudemos a un mayor desarrollo profesional y personal, que pueda contribuir a una mayor vinculación con la institución en la que están, poco a poco ir expandiéndose a un mayor compromiso en otros aspectos de su vida. La mejor manera de transmitir valores como el compromiso es a través del ejemplo, y si confiamos en ellos les estamos mostrando nuestro compromiso con ellos.

Mi invitación en estas cortas palabras es a que como parte que somos en la formación de personas partamos de un supuesto positivo, confiemos en que son seres perfectibles y que cada uno tiene en esencia diferente e importante. Depositemos nuestra confianza de una manera precisa, inteligente y con propósitos firmes. Expandamos el efecto Pigmalión en nuestra institución educativa.

Una respuesta a Confianza, un elemento detonante en el nivel de compromiso de los seres humanos

  1. Lic. María de los Angeles Gutiérrez Iracheta dice:

    A quien corresponda:

    En la mayoría de las ocasiones al frente del grupo, en la interacción surgida en el proceso de enseñanza-aprendizaje dentro del aula, han surgido diversas manifestasiones de los alumnos sobre interrogantes que se les presentan, tanto personales, existenciales, como de su perspectiva hacia el futuro, teniendo la confianza para plantearlo y solicitar un consejo o apoyo para desiciones que tiene que tomar, ante lo cual soy guia de ese requerimiento, ya que le hago ver las diferentes opciones que tiene y cual sería la consecuencia de tomar cada una de ellas,siendo el alumno quien finalmente tomara esa desición, asimismo se hace presente la necesidad de sentirse motivados y que se les valore las competencias que se tengan, así como determinarles las areas de oportunidad que presentan en su proceso y comunicarles que solo habre que trabajar sobre esto para que su perfil profesional sea más completo.

    Lic. María de los Angeles Gutiérrez Iracheta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: